Follow by Email

06 junio, 2021

...y siempre llevo mi pedazo de...



Hoy que me he sentado en el suelo, aunque estuviese un poco frío; me he acordado de cuando era una niña y todos mis juegos eran en el suelo; me sentaba o me acostaba en el suelo según fuese la actividad que quería hacer; dibujar, escribir, jugar a las cartas o simplemente acostarme en el y sentir como el calor iba desapareciendo de mi cuerpecito de niña y se hacia presente poco a poco el frio del suelo.

El suelo frío de mi pequeña casa siempre me dio la sensación de libertad, aventuras y ese espacio era solo mio, no tenia que prestarlo o cederlo a nadie; mi trozo de suelo; lo mejor de el, es que podia “pilleármelo” en cualquier rincón de mi habitación, del salón, de la cocina o al lado de mamá mientras cosía en su vieja máquina de “Singer”; era feliz, tan feliz que en ese momento para mi no existía nada en este mundo que me llenara de tanta felicidad; lo tenia todo; mi trozo de suelo frio junto a mi mama, díganme ustedes que mas podia pedir esa niña?; la envidio, han pasado tantos años pero por increíble que parezca; la envidio, aunque mamá ya no está en este mundo pero la casa sigue en pie y ahora solo vive mi viejo (papa); asi que el trozo de suelo frio me estará esperando, no se si volveré, no lo se…

Cuando decidía que simplemente me iba a echar en el “trozo de mi propiedad”; me echaba plana/acostada totalmente; con mis trenzas, mis piernas pequeñas que descansaban rozando mi cálido suelo (el de mi hogar) y cerraba mis ojos indios; compraba un billete de avión al pais de mi imaginación y soñaba.
Que sueños puede tener una niña de aquella época, en aquel pequeño pueblo?; con chocolates, caramelos, chicles o galletas.
Tal vez en alguna “escala que hiciese el avión” puede que haya llenado mis bolsillos de chocolate, tal vez compre coca cola o galletas, puede ser, sin embargo ese no era el destino final, era solo una “pequeña parada”; el viaje solo estaba empezando.

Hoy millones de años después vuelvo a tener momentáneamente la sensación que me regalaba el suelo en mi niñez; ahora estoy sentada en el suelo pero esta vez porque no encuentro un sitio donde sentirme cómoda, un sitio donde poder respirar y poder sacar todo el dolor que llevo dentro, y no he podido encontrar un sitio mejor que mi trozo de suelo, ese que es mio, solo mio desde mi infancia; he vuelto a sentir el frío que tiene, pero aún así, me gusta, si aprovechas el sentido del tacto al 100%, notaras “aunque parece mentira”, la calidez que de el suelo; el me ayuda a reflexionar a pensar con libertad.


Madre mia, esos tiempos donde todo nuestro
mundo era la música, los libros de historias
fantásticas,  pero sobre todo y lo mejor
de aquella época era la ausencia de problemas,
estábamos bien acomodados en nuestra
burbuja de sueños de colores; no sabíamos
lo que nos iba a doler el crecer, ser adultos,
las responsabilidades...



Algunas personas no se han dado cuenta aun, que siempre pueden encontrar tranquilidad, paz, respirar y viajar a cualquier sitio que deseen con solo mirar a su alrededor y dejar que su sexto sentido sepa cual puede ser “tu trozo de…”.
El mio siempre será el suelo, lo puedo llevar a cualquier sitio que yo desee; solo tienes que escuchar tu interior.
Les contare una de mis tantas anécdotas de las que tengo miles y miles mas que les iré contando poco a poco; la que contare ahora es cortita porque asi no se les hace este post muy largo; como sabéis, yo pertenezco a la “junta del hospital de mi ciudad “ jejej, obviamente es una broma; cuando voy al hospital le digo a mi medico que yo entro con confianza porque “soy socia mayoritaria” desde hace años (hay que tomarse a risa estas telarañas que salen en nuestra vida, de otra forma es imposible salir adelante); asi que un dia de tantos,, tenia cita en el hospi con mi Reuma (al que quiero y admiro mucho, es un crack en su profesión); ese dia su consulta estaba muy llena (antes de la pande-virulento-co-covid-19 jeje), y me dije a mi misma; “pues aqui no hay mas que inventar a esperar mi turno" , estaba segura que al menos una hora tenia para esperar; con mucha paciencia mire a los demás pacientes que estaban antes que yo (al ser la sala de Reumatología, el 80% de los enfermos pertenecen a ese maravilloso grupo de “octogenarios o casi pa llegar, 65, 70; mas o menos), obviamente cuando entre todos los abuelos y las abuelas se me quedaron viendo (como siempre, les llama mucho la atención que una mujer joven pertenezca a la misma sociedad de ell@s: lleva por nombre "Sociedad de Huesos Viejos y Ole" 😄; estaban todas las sillas ocupadas y yo de pie; pasaron unos 10 minutos y no se movía ni una hojita en ese lugar, pero mis pies me gritan: “pooor faaavooorrrr !!...siéntate que ya no podemos maaaassss!!; los pobres empezaban a hincharse, pasando por las piernas, cintura y es alli cuando empieza a doler mas y no se que cosa misteriosa puede suceder en mi organismo enfermo que el mareo, escalofríos y temblores hacen de repente su aparición y me avisan que esta a punto de "sufrir un colapso" hasta en la uña pequeña de mi pie derecho; el corazón, los pulmones y demás; aun no habia sitio para sentarme, asi que hice lo de siempre.
Lo mismo que hago desde que era aquella niña con trenzas de color negro azabache...


...alli mismo saque “mi trocito de suelo” 
y me senté, no podia mas, sencillamente
no podia .


Madre mia que bien se siente, es un gozo el sentir debajo de ti, como el frio del suelo va recorriéndote poco a poco y te entra una "morriña"
que va adormeciéndote poco a poco, a la vez que tu presente se
pierde...


Vergüenza?; no se que es, nunca tiene que darnos vergüenza ante los demás por algo que hagamos para nuestro bienestar y que a los demás no les hace ningún tipo de daño o de molestia. Mi trocito de suelo y yo no hacemos daño a nadie, jamás me ha dado vergüenza esta acciòn, simplemente me agacho, me siento en unos cuantos centimetros de baldosa que a nadie le deben importar.
Estuve alli sentada por unos 15 o 20 minutos, tampoco fue mucho porque sabia que, si mi "reuma" veia que yo estaba esperandole, entonces me haria seguir  (si es que mas bueno que un trozo de pan); para ir concluyendo, lo ùltimo que les puedo decir es: que volvamos a recordar que solo estamos en esta vida una vez (podemos volver a tener seis vidas mas, pero con diferente vestido y gente nueva a nuestro alrededor), tratemos de estar a gusto en ella, lo ùnico que debemos cuidar y tener siempre presente es "no hacerle a los demas, aquello que no nos gustaria para nosotros"; pero sobre todo trata de encontrar tu -pequeño trozo de suelo-.
























Gracias a todas Mis Bellas y Hermosas Lectoras y a Mis Guapos Lectores, por leer estas palabras que comparto con USTEDES. Un abrazote


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

...y si me escribes?...

Si deseas comentarme cualquier cosita (aunque pienses que es muy insignificante), puedes hacerlo a : gatukacp@gmail.com